Investigar es trabajar

lunes, 27 de noviembre de 2006

Argentina y el libre comercio

Mapa 1: Areas de libre comercio que afectan al continente.

En este mapa mostramos las distintas regiones de libre comercio, mercados comunes, negociaciones, tratados de libre comercio bilaterales (TLCs), que afectan a los países americanos. Como podemos observar resulta una compleja madeja de relaciones multilaterales.

En primer lugar debemos mencionar al Mercosur como área de integración regional (en rojo). La misma se trata de una Unión Aduanera imperfecta (es decir que se ubica como un “paso 2” imperfecto dentro de las “escalas” de integración según el modelo europeo). El “paso uno” es establecer una Zona de Libre Comercio, que se encuentra implícita dentro del caso del Mercosur. Es decir que cuando hablamos del Mercado Común del Sur, hablamos de una zona de libre comercio y de una unión aduanera (imperfecta) al mismo tiempo. Esto lo podremos detallar en sucesivas presentaciones. Actualmente el Mercosur integra a: Argnetina, Brasil, Uruguay, Paraguay y Venezuela como miembros plenos, y contempla como miembros observadores a Bolivia y Chile. También ha habido ciertos acercamientos para contemplar a México bajo esta última modalidad.

El tratado que instala al Mercosur (Tratado de Asunción y sus correspondientes protocolos internacionales) es un tratado adscripto dentro de una institución multilateral regional que es la ALADI (Agencia Latinoamericana de Integración) como Protocolo Adicional Nro 8. La ALADI es sucesora de la ALALC (Agencia Latinoamericana de Libre Comercio) que involucra a básicamente todos los países latinoamericanos, incluyendo Cuba y México.

En tercer lugar mencionamos al NAFTA (en inglés) o TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) que integran Estados Unidos, Canadá y México desde 1994.

También existen la Comunidad Andina de Naciones (CAN), entre Perú, Colombia, Ecuador, Venezuela y Bolivia; y el CARICOM, zona integrada por los países de las Antillas.

En líneas punteadas encontraremos los acuerdos o áreas en negociación. La más extensa es el ALCA (Area de Libre Comercio de las Américas) que incluye a 34 de los 35 países del continente. Incluye a todos los países latinoamericanos de la ALADI (por lo que el ALCA debería ser incorporado en principio como protocolo adicional como el Mercosur) con la sóla excepción de Cuba, lo cual causa posibles interposiciones jurídicas, puesto que de inscribirse no debería afectar a Cuba, y si no se inscribe dentro de la ALADI deberían celebrarse protocolos adicionales al ALCA en forma bilateral con cada miembro, es decir que Argentina debería firmar 33 protocolos adicionales. Ello debería aplicarse para cada uno de los 34 países negociadores del ALCA, es decir 33 protocolos multiplicado por 34 casos...

A raíz del estancamiento de las negociaciones del ALCA, han avanzado acuerdos regionales o bilaterales entre EEUU y algunos países o regiones estratégicas para el primero. Es el caso del CAFTA (en inglés) que es el aceurdo de libre comercio entre EEUU y los países de la región de Centroamérica. Entre los bilaterales se encuentran el TLC (Tratado de Libre Comercio) entre EEUU y Chile, entre EEUU y Perú y entre EEUU y Colombia. También debemos contemplar las negociaciones entre EEUU y Uruguay.

Paralelamente, el Mercosur ha sido cabeza de las negociaciones con la Unión Europea por establecer un acuerdo de libre comercio entre ambos bloques. Estas negociaciones se hacen en un marco multilateral más amplio con el resto de los países de América Latina.

Último podemos ubicar al APEC: acuerdo de libre comercio que vincula a todos los países del Pacífico, tanto americanos como asiáticos.

Mapa 2: Ámbitos de Libre Comercio de Argentina

Veamos ahora las relaciones específicamente de Argentina en cuanto al libre comercio.

Argentina se encuentra dentro del Mercosur, como dijimos, el cual se halla inscripto dentro de la ALADI. Esos son ya dos ámbitos de libre comercio que afectan las relaciones comerciales argentinas.

Además de estos están las negociaciones del ALCA, con las consideraciones ya comentadas.

El Mercosur (junto con la ALADI) y el ALCA son dos de la estrategia “de las 7 sillas” que según la Cancillería Argentina (Redrado, 2003) se siguen en cuanto a las relaciones comerciales internacionales. Las que completan esta especie de “bar” con varias mesas son las negociaciones con la UE (que generalmente se llevan en bloque con el Mercosur), negociaciones bilaterales con China, con Sudáfrica y con la India. Por supuesto cierran las mesas de libre comercio la OMC (Organización Mundial del Comercio) a la cual Argentina pertenece desde sus inicios, en 1995.

Como última incorporación se encuentra las negociaciones del TLC con Israel, que han sufrido un virtual congelamiento tras la cumbre de Córdoba a mediados de 2006.

Mapa 3: TBIs ratificados por Argentina y en vigor

No obstante las negociaciones de libre comercio como tales (TLCs o acuerdos multilaterales), uno de los temas medulares de las negociaciones librecambistas se hallan en toro al tema de inversiones.

Específicamente en cuanto a este tema, se han celebrado multiplicidad de acuerdos relativos a inversión. La gran mayoría de ellos durante la década de los ´90, y específicamente en el caso argentino, todos los acuerdos dentro de esos 10 años conocidos como “la década menemista”.

Al Mercosur, deben agregársele varios tratados bilaterales de inversión (TBIs), también denominados tratados de protección recíproca de inversiones, con varios países. Muchos se hallan firmados pero aún no han entrado en vigor. De hecho, Argentina tiene más TBI firmados que el propio EEUU (que tiene 27 en vigor de un total de 37 firmads), por lo que no puede decirse que sea un país proteccionista en este sentido. Son 30 los acuerdos en vigencia -de todos los firmados, conformando un total de 38- están plenamente vigentes entre Argentina y otros países, todos ellos firmados y ratificados en los ´90.

Podría aducirse que se trató de una “cuestión de época” o que obedece a una cuestión “regional”. Pues el principal socio regional de Argentina, Brasil, posee tan sólo 10 tratados bilaterales de inversión firmados, ninguno de ellos en vigor.

Los países con los que Argenitna tiene TBIs en vigencia son: Estados Unidos, Canadá, Chile, Bolivia, Ecuador y Venezuela para los americanos. Túnez y Egipto son los únicos africanos, mientras que Turquía, Armenia y China son los asiáticos.

Todos estos acuerdos, incluyendo los celebrados con los países europeos que veremos a continuación, están bajo el paraguas del CIADI (Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones), órgano del Banco Mundial dedicado al arbitraje internacional sobre inversiones.

Mapa 4: TBIs ratificados por Argentina y en vigor (con países de Europa únicamente)

Europa es el continente que más cantidad de se lleva TBIs celebrados por Argentina. Esto se condice perfectamente con otros estudios que indican la procedencia de las inversiones realizadas a nuestro país, en su gran mayoría capitales españoles que desembarcaron para hacerse de un sector importante de las privatizaciones. Precisamente España es uno de los países con quien se posee un TBI, y gracias a él las llamadas empresas privatizadas demandan a la Argentina ante el CIADI por supuestas “pérdidas” sufridas por estas multinacionales extranjeras por la devaluación del 2002 y tras la crisis que detonó con los sucesos de movilización del conjunto de la sociedad en los días 19 y 20 de diciembre de 2001.

19 países europeos comparten esta prórroga de jurisdicción a favor del CIADI. Turquía, país asiático pero con intenciones de incorporarse a la UE, podría ser tomado como el número 20.

Como puede observarse, Argentina es un país abierto al mundo. Las consecuencias de dicha apertura indiscriminada, tanto en cuanto a los sectores que se abrieron -sin que se contemplasen sectores estratégicos como el energético- o que incluso daban ganancias al Estado y no pérdida como se solía argumentar a favor de las privatizaciones -como el caso del sector petrolífero particularmente-, o también en cuanto a los países con los que se firmó -no se halan grandes inversiones provenientes de Armenia, Bulgaria o Rumania, por sólo citar a algunos- han comprometido jurídicamente al Estado Argentino de responder ante eventuales demandas en su contra. Esto no debe ser tomado como una potencialidad: Argentina es el país con mayor cantidad de demandas en su contra ante el CIADI y es un país altamente demandado frente a la OMC. A diez años o más de haberse firmado estos compromisos, sería conveniente revisar los beneficios prometidos a la luz de las consecuencias económicas, jurídicas y sociales que estas políticas han causado.