Investigar es trabajar

miércoles, 17 de diciembre de 2008

lunes, 15 de diciembre de 2008

"La OMC en un callejón sin salida"

Así se titula el artículo que linkeamos en el título de esta entrada. Ciertamente que la suspensión de la reunión Ministerial constituye en un nuevo fracaso de la OMC para cerrar la Ronda de Doha con éxito. Una ronda que tenía que finalizar en 2006 y que ahora ya tiene miras para empezar su tercer año de plazo prorrogado...

Con ello, la Ronda de Doha equipara en duración a la "eterna" Ronda Uruguay del GATT, cuyas negociaciones se extendieron por 8 años, con resultados bastante deplorables para el significado de la liberalización comercial y los intereses de los países en desarrollo.

La OMC, en su primera ronda de negociaciones, no logró cerrar un programa de liberalización con una agenda expandida que además garantizarse los intereses de los PED. No lo ha hecho en estos 7 años en curso y por lo visto será realmente muy difícil que pueda lograrse.

La propia dirección de la OMC ha reconocido que el llamado a una Ministerial hubiese incurrido en un riego que pudiera haber afectado el resultado de la ronda nevativamente, y con ello la legitimidad de la OMC como institución.

Es uqe en estos momentos la OMC juega a todo o nada. Los dos temas más discutidos hoy (Agricultura y NAMA) poseen documentos técnicos de más de 120 páginas para su "análisis". Estos documentos poseen consecuencias políticas, puesto que el intento es que sean aprobados en una reunión ministerial sin que por ello se emita necesariamente una declaración que delinee las consecuencias políticas reales. Hasta el momento, los mandatos ministeriales han sido interpretados y reinterpretados en las mesas de negociaciones, y ello ha originado una fuerte oposición entre países desarrollados y en vías de desarrollo.

Teniendo en cuenta que la ronda debía colocar en el centro de las negociaciones los intereses de los PED, a 7 años vista esto no ha sido logrado. Lo que ha marcado el ritmo de las negociaciones ha sido la deliberada intención de proseguir con las políticas de librecambio más allá de los efectos que ellas puedan acarrear para los países del "sur global". La dinámica de las mesas de negociación y el ánimo de la Dirección General de la OMC parece ser lograr un acuerdo liberalizador del comercio, más allá de lo que los mandatos indiquen.

Lo que ha complicado a su vez el escenario es que los PED tampoco son un bloque homogéneo. Los distintos grupos de países en desarrollo poseen intereses en parte convergentes y en parte no. Y las últimas instancias han demostrado que ni siquiera los bloques regionales han podido garantizar posiciones en común, como bien ha ocurrido las diferencias de intereses entre Argentina y Brasil.

No hay solidaridad entre países dentro de las negociaciones. Cada cual está negociando para lo que sus clases dominantes pretenden extraer de este momento. Mientras tanto, las porciones mayoritarias de la sociedad continúan siguiendo estas cuestiones desde fuera, y a pesar de ello han demostrado ser un factor creciente en la importancia por una participación democrática que denuncia la ilegitimidad de estas políticas imbuídas profundamente de neoliberalismo, a pesar de una falsa presentación desideologizada.

2009 será un año largo... el octavo de esta novela.

jueves, 11 de diciembre de 2008

Se suspende la Ministerial programada de la OMC

Un nuevo fracaso.

Se estaban haciendo todos los intentos para forzar una reunión Ministerial antes del receso de las fiestas de 2008. El programa era convocar a una Ministerial entre el 13 y 15 de diciembre. Luego se hablaba del 15 y 17 de diciembre, y finalmente se decidió levantar la reunión sin fecha.

Según la información oficial (que se linkea en el título de esta entrada), el Director General de la OMC, Pascal Lamy, recomendó en una reunión informal de jefes de delegación celebrada el 12 de diciembre de 2008, que, "a menos que hubiera cambios drásticos en las siguientes 48 horas, no convocásemos a los ministros para finalizar las modalidades antes de fin de año". Lamy dijo que, tras una semana de intensas consultas, no había "detectado la voluntad política" necesaria para dar un último impulso a la conclusión de un acuerdo.

Esta voluntad política que Lamy no ha visto en esta última semana no se la está encontrando desde hace, al menos, un año y medio, tal como venimos reflejando en el presente blog.

Existen intereses contrapuestos entre distintas delegaciones que hacen muy difícil avanzar en una agenda común para la liberalización del comercio mundial. Al mismo tiempo, ha habido un aumento creciente por parte de diversos sectores de la "sociedad civil" en la denuncia de que esta agenda de Doha está lejos de ser una "agenda para el desarrollo" y que favorece a la concentración de la riqueza mundial en manos de las principales corporaciones internacionales.

A 13 años vista de la creación de la OMC y de la finalización de la Ronda Uruguay del GATT, resulta claro que la política del libre comercio no ha dado resultados en una mayor distribución de la riqueza mundial, en ser una herramienta útil para la reducción de la pobreza, y en ser un elemento capáz de acercar la brecha existente entre rico y pobres al tiempo de otorgar un acceso al desarrollo a los países no desarrollados.

Sin embargo, hay fuertes intereses que impulsan a esta política para que continúe siendo el modelo de integración que marque el ritmo de las relaciones de intercambio entre los países del mundo. Lamy mismo explicitó en la conferencia de prensa donde anunció la suspensión de la Ministerial que "Reconozco que esto constituye una decepción para todos, que comparto plenamente. Y para muchos de ustedes no es sólo una decepción; es un revés económico, porque retrasa lasbuenas noticias económicas que tanto se necesitan." Y está claro que con la presente crisis internacional quienes más necesitan un flujo de capitales para soportar la actual crisis internacional, son los países desarrollados...

Y prosiguió diciendo: "En consecuencia, considero que convocar a los Ministros para tratar de completar las modalidades a fin de año supondría el riesgo inaceptablemente elevado de un fracaso que podría dañar no sólo a la Ronda [de Doha] sino también a todo el sistema OMC."

Noticias nuevas para el Sr. Director General:
1) No todo el mundo está decepcionado con esta suspensión.
2) El sistema ya está dañado...

lunes, 8 de diciembre de 2008

¿Nueva Ministerial de la OMC en diciembre?

No ocupa los principales titulares. No sale por la TV. Lo sabemos. Y quizá es por eso que desde este espacio le damos tanta atención a lo que pasa en las negociaciones de la Organizacion Mundial del Comercio (OMC).

La actual ronda de negociaciones, conocida con el nombre de Ronda de Doha por haberse iniciado en la capital de Qatar a fines de 2001, ha venido de tropiezo en tropiezo. En realidad, la OMC en sí misma ha atravesado varias decenas de dificultades: desde la "batalla de Seattle" en 1999 en EEUU, donde ciento de miles de personas se congregaron para protestar frente a donde se organizaba la Ministerial de la OMC en ese momento y lugar, al punto de impedir que la reunión pudiera sesionar.

En 2003 fue la Ministerial de Cancún, con similares características, a los que se le sumó las disputas internas de las negociaciones y la conformación de bloques de países en desarrollo (entre los que se encuentra el G-20), así como el suicidio de un campesino surcoreano tomado como expresión de las nefastas consecuencias que la liberalización comercial causa a las mayorías de la población mundial.

En 2005 las negociaciones, que ya venían con dificultades, se estancaron. Coincidió con el desbaratamiento del ALCA como proyecto de los EEUU para el continente americano, hecho que ocurrió en la ciudad argentina de Mar del Plata.

En 2006 las negociaciones debieron suspenderse formalmente por un período de 6 meses, algo inédito en la historia del sistema multilateral de comercio, iniciado con el GATT en 1948.

La Ronda debía terminar antes de mediados de 2007, en forma previa a que expirara el fast track -una de las primeras cosas que la administración Bush logró en concesiones del Congreso tras los atentados a las Torres Gemelas del 11/09/2001- del gobierno de EEUU para negociar acuerdos comerciales sin consultarle a su Congreso.

En julio de este año se anunció lo que debía ser "la última oportunidad" para lograr un acuerdo exitoso en la Ronda de Doha por el libre comercio. Y no ocurrió. Las reuniones una vez más fracasaron estrepitosamente.

Otra vez el proceso se paralizó. El Director General de la OMC, Pascal Lamy, vencía en su cargo y debía generar las condiciones como para lograr un acuerdo, pues de ello dependía también el poder demostrar uan gestión exitosa de su parte. Esto no se logró. Algunos rumores anunciaban al Canciller brasileño, Celso Amorim como posible sucesor del frances Lamy, pero esos rumores de disiparon cuando se anunció la continuidad de Lamy por un segundo mandato, lo cual se espera que sea formalmente confirmado en la próxima reunión.

Esta próxima reunión se espera que se dé entre el 13 y el 15 de diciembre -es decir en la próxima semana- en la sede de la OMC, en la ciudad suiza de Ginebra.

El tema es que las posiciones de los países miembros no han cambiado en estos seis meses. Nade de ello habría de hacer pensar que, por arte de magia, ahora se pudiera alcanzar el acuerdo que no se logró en julio, cuando se realizó una "mini-Ministerial" con tan solo 35 de los 153 países miembros de la OMC, y en donde -si hacía falta reducir aún más la participación- la mayoría de las posiciones fueron conversadas entre sólo 7 países miembros (EEUU, la UE, Canadá, Japón, Brasil, India y China) en un tipo de reuniones secretas y cerradas conocidas como green rooms o "reuniones de salón verde".

Tampoco los EEUU han logrado obtener un nuevo fast track. Es decir que la administración saliente de Bush no está autorizada a negociar unilateralmente acuerdos comerciales, y todo lo que logre deberá luego pasar al Congreso quien podrá vetar lo firmado por Bush (pero que sin embargo quedará como documento que obligue a todos los países que lo hayan firmado, pues sólo EEUU tiene este tipo de mecanismos internos de firma de tratados internacionales). Con esto, los EEUU pueden borrar con el codo lo que días antes podrían haber escrito con la mano; y nadie asegura que esto noocurrirá con un cambio de presidentes en el medio...

Lo que sí quizás ha cambiado es el contexto en el cual se hará la reunión. Hace 6 meses la crisis internacional no estaba tan internacionalizada. Recién comenzaban a sentirse algunos efectos fuera del sector financiero de los EEUU pero todavía no se había propagado, aunque se temía.

Hoy la crisis ya es mundial. EEUU y la UE están formalmente en recesión. Las bolsas caen y arrastran a las demás del mundo (incluyendo no tan solo las de Europa o EEUU, sino demás las de Japón, Brasil y Argentina). Y en un contexto de crisis abrir las economías suena a un suicidio económico y político más que a la solución a todos los problemas, como desean los mentores la globalización neoliberal y del librecambio.

Pero los compromisos parecen ser más fuertes que las realidades. Al parecer se debe lograr un acuerdo, sinimportar en contexto, la cantidad de países interlocutores, el foro de discusión... Pero, ¿por qué hoy habría de lograrse lo que hace tan solo 6 meses no se pudo, cuando hoy se está en un contexto todavía más complicado? ¿No sería momento ya de decretar el fracaso de la Ronda de Doha y su definitiva terminación para abrir el paso a un discusión más profunda sobre los efectos del libre comercio? En plena crisis sistémica, ¿no es momento de hablar de alternativas?

domingo, 7 de diciembre de 2008

¡Más de 10.000 visitas!

En el día de hoy hemos superado las 10.000 visitas en nuestro blog. Este es un motivo que en lo personal me llena de satisfacción.

Cuando el 8/05/2006 abrimos este modesto espacio todavía no sabíamos bien qué intenciones le daríamos, pero sí que sería un lugar donde expresar puntos de vista y reflexiones sobre la realidad y el mundo en que vivimos.

A medida que fue avanzando el tiempo, las entradas fueron cada vez menos casuales y más enfocadas a los temas específicamente internacionales y más que nada con el seguimiento de la globalziación, aunque sin dejar de destacar efemérides o lugares para el humor y el divertimento, tan necesario también.

El blog está pensado hoy día más para mis alumnos universitarios, para poder intercambiar impresiones que muchas veces no se pueden seguir en las clases, pero que no obstante revisten de importancia para un análisis de lo que está pasando en nuestro mundo, en nuestra región y en nuestro país.

El perfil siempre ha sido intentar mirar la realidad desde un punto de vista crítico, no complaciente ni conformista con el estado actual de cosas. Sin embargo, el portal no ha sido un lugar de dogmatismos que intente dar soluciones: las soluciones son y han de ser colectivas.

Este espíritu es el que ha habitado este blog. Y es por ello que debemos agradecer a todos y todas quienes han entrado en él,desde todas partes del mundo, para haber podido superar hoy las 10.000 entradas.

Muchas gracias a todos y felíz fin de año 2008.

sábado, 6 de diciembre de 2008

Bombita Rodríguez (parte 8) (humor)

Si creían que estaba todo dicho, aca está: el carnaval carioca de Bombita Rodríguez!!

viernes, 5 de diciembre de 2008

Qué es el libre comercio (libro), en librerías

Desde este mes se encuentra distribuído en las librerías y para su venta el libro "Qué es el libre comercio. Entre Mitos y realidades", de coautoría de quien escribe y de la politóloga Luciana Ghiotto.

El libro pertenece a la prestigiosa colección Claves para Todos, dirigida por el Secretario de Cultura de la Nación, José Nun, y perteneciente a la editorial Capital Intelectual, editora de Le Monde Diplomatique en Argentina y Uruguay.

Su precio es módico y ronda en los $18 (en pesos argentinos). Se lo puede encontrar casi en cualquier libreria de la Av. Corrientes en la ciudad de Buenos Aires, y en todas aquellas que maneje la distribución de esta colección, que agrupa libros de divulgación científica y de temas de actualidad política, económica, social y cultural.

Esperamos que resulte de su interés este material.

lunes, 1 de diciembre de 2008

El dilema de dirigir una revolución

"Imputar la revolución a los hombres es imputar la marea a las olas." Victor Hugo
"La verdad es siempre revolucionaria." Lenin
"Vi veri Veniversum vivus vici." de la novela "Fausto", de Goethe.

Ya hemos expresado en anteriores entradas esta preocupación para nada coyuntural, como puede estar apareciendo en los periódicos de hoy día. Pero uno de los temas más delicados de los procesos revolucionarios y/o de las transformaciones sociales es el dilema de garantizar su continuidad más allá de la presencia de sus dirigentes.

El caso del Presidente venezolano Hugo Chávez pone de manifiesto este problema. Pero él no ha sido el único. Por este dilema han pasado Lenin, Mahatma Gandhi, Juan D. Perón, Fidel Castro, Mao Tse Tung, Margaret Thacher... todos hombres y mujeres de distintas tendencias políticas (casi todos ellos incluso formaron tendencias propias) y hasta incluso de distintas ideologías, pero cada uno quizás con una resolución diferente del problema. Pero también cada uno debe ser ubicado en el contexto que le correspondió, porque los análisis en abstracto no solamente son obsoletos, sino que además son falsos.

El problema de la perduración en el poder (los medios lo catalogan "perpetuidad" de un modo bastante poco objetivo, siendo que quienes comunmente dirigen estas empresas tampoco rotan en el manejo de las mismas, y que sin desvelos ni dudas apoyan luego tésis de "democracia de mercado") es común a cualquier hombre o mujer de Estado, máxime si ha encarado un proceso de transformación del estado de situación que le precedió.

El problema que subsiste de fondo es el contenido de la transformación. Y a mi entender ese contenido complejo, vasto en aristas, debe resumirse en su carácter de verdad. Si el proceso de transformación y su contenido están comprometidos con tal ánimo de cambios, el proceso es entonces verdadero. Si en cambio, el proceso -más allá de los motivos que le dieron origen- acaba por sostener a un puñado de hombres y mujeres en cargos y lugares de poder, la transformación es un simple pase de manos, y como tal el proceso de transformación es una falsedad. Sé que suena a moral, pero nada hay más poderoso en este mundo que dos fuerzas capaces no sólo de construir la realidad, sino también de modificarla: el amor y la verdad. Ser honesto, justo, leal, responden a los parámetros con los que nos comportemos frente a esas dos fuerzas.

Ya lo dijo quizás el principal cerebro de la Revolución de Mayo, Mariano Moreno, en su cita más famosa, en el prólogo a la versión castellana de "El Contrato Social" de Rousseau: "Si los pueblos no se ilustran, si no se vulgarizan sus derechos, si cada hombre no conoce lo que vale, lo que puede y lo que se le debe, nuevas ilusiones sucederán a las antiguas, y después de vacilar algún tiempo entre mil incertidumbres, será tal vez nuestra suerte mudar de tiranos sin destruir la tiranía."

La conservación en el poder es algo a lo que tarde o temprano derivará en una limitación del proceso revolucionario. Pero peor es no pensar en el problema de la sucesión del proceso. Hay muchas cosas en juego como para dejar al azar el destino de una revolución, lo cual tampoco significa el no abandonar su control y detentarlo de por vida. Allí es donde se ve el grado de apoyo popular en el proceso, en que el mismo debe continuar prescindiendo de sus líderes. Pero si un lider no posee sucesión, es un problema. Porque tarde o temprano esa sucesión habrá de darse (como ha pasado con Fidel Castro) más que por decisión, por necesidad: los hombres y mujeres no son eternos. Y las transofrmaciones deben ser más longevas que las conducciones.

El hecho de que Chávez "autorice" a que se lo reelija es un acto desafortunado. El pueblo no necesita autorizaciones. Más allá de la simpatías que podamos tener respecto del proceso bolivariano, ese tipo de actitudes pecan de egocetrismo, al margen de la conveniencia actual de una reelección o no. Y en los modos se ve la ideología, como decía Foucault. Cuidado. Quienes deseamos la continuidad y profundización de las transformaciones sociales lo que menos deseanos es que ellas se desvirtúen. Quizás su destino sea desvirtuarse tarde o temprano. Pero de ser ese el caso, inspirarán nuevas por venir, lo cual dará justeza a la máxima de Victor Hugo con la que iniciamos esta reflexión, y que no pretende ser más que eso...