Investigar es trabajar

viernes, 25 de febrero de 2011

Revolución en Egipto

En la editorial francesa de este mes de la revista internacional Le Monde Diplomatique, Serge Halimi bien cita a la ultraconservadora Jeane Kirkpatrick, asesora de Ronald Reagan y activa lobbysta en favor de la dictadura en El Salvador y de los "contras" en Nicaragua contra el gobierno sandinista. Ella sostenía abiertamente en 1979 que "los regímenes "autoritarios" pro-occidentales eran en efecto siempre preferibles (y más fácilmente reformables) que los regímenes "totalitarios" que podían llegar a sucederlos." Esa fue la línea política que Reagan adoptó, convirtiéndo a Kirkpatrick en su Embajadora ante la ONU... Era "la dictadura del mal menor", como bien señala Halimi. Es que todavía hoy EEUU se arrepiente de no haber apoyado abiertamente al Sha de Irán durante la Revolución Iraní de los ´70.

Estos fueron los motivos por lo que las potencias occidentales (EEUU pero también la UE) apoyaron dictaduras como la tunecina. Lo mismo ocurría en Egipto con el dictador Hosni Mubarak. Egipto posee un régimen semi-presidencialista sometida a una "ley de emergencia" (la Ley 162)... ¡desde 1958! Esta ley otorga amplias facultades a la policía para la persecusión de individuos, mantiene suspendidas las garantías constitucionales y legaliza la censura.

En 1975, Mubarak (foto) es nombrado Vicepresidente del país, pero ocupa la Presidencia acéfala luego del asesinato del primer mandatario en manos de una organización extramista islámica. Es elegido Presidente en 1981, manteniéndose en le cargo mediante elecciones fraudulentas al interior, y estrechando buenas relaciones con Israel y con EEUU al exterior, lo que le vale los consensos necesarios para que los países desarrollados se desentiendan de posibles denuncias sobre corrupción y persecusiones políticas.

Cuatro personas se inmolaron en protesta contra el régimen egipcio luego de la primera inmolación en Túnez (en total fueron dos) y una de ellas falleció. El 25 de enero estallaron violentas protestas en ciudades como El Cairo, Alejandría, Ismailia y Suez, donde se produjeron los hechos más cruentos. A este día se lo conoce como el "día de la ira". La organización de las movilizaciones fueron realizadas través de redes sociales por internet (principalmente facebook).

Dos días después del "día de la ira", la organización Hermanos Musulmanes (una organización islámica egipcia fundada en 1928 cuyo objetivo es fundar una república islámica en Egipto que, aunque siendo originalmente un grupo fundamentalista, en la actualidad es una organización de amplia base social cuya minoría de dirigentes optó en tiempos modernos por una metodología no violenta dentro de la Yihad mundial) emitieron un comunicado público declarando su apoyo a las protestas. Con esto, las protestas comenzaron a tener un apoyo organizado más allá de la espontaneidad de las redes sociales. El 10 de febrero Mubarak da un discurso por televisión diciendo que "ha abierto una puerta de diálogo" e invitando a la gente a volver a sus casas. En un episodio que debería sonarnos muy familiar a los argentinos (fin del mandato del Presidente De La Rúa en 2001), miles de manifestantes ocuparon las calles exigiendo la renuncia del Presidente. Ese fue el "día de la despedida". El 11 de febrero Mubarak renuncia y se exilia en Arabia Saudita: una de las monarquías más conservadoras de medio oriente, raro destino para otro "progresista" de la Internacional Socialista...

domingo, 20 de febrero de 2011

Protestas en Argelia

Las protestas en Argelia fueron consecutivas a las de Túnez y paralelas a las de Egipto. Si bien en Argelia es una república con un gobierno elegido democráticamente, el ejército mantiene una poderosa influencia dentro de la vida política.

Argelia se independizó como colonia francesa en 1962. Es famosa la llamada "Batalla de Argel", un sanguinario episodio que fue plasmado en un documental que narra cómo el ejército colonial francés de elite (la Legión Extranjera) organizaba un aparato represivo para sstemáticamente buscar, secuestrar, apresar, desaparecer, torturar y aniquilar a los sectores civiles acusados de subversión contra el orden colonial. Tal fue la efectividad del sistema francés de represión que muchos de los mejores cuadros militares fueron docentes destacados de la Escuela de las Américas de EEUU, que entrenó y adoctrinó a la mayor parte de las fuerzas armadas especiales de las dictaduras militares latinoamericanas...

La guerra de liberación argelina fue sangrienta y larga: 8 años de enfrentamientos callejeros entre la fuerza de ocupación francesa y el Frente de Liberación Nacional (FLN). En 1962 se firmaron los Acuerdos de Evián que proclamaron la necesidad de convocar un referendum por la autodeterminación en Argelia, lo que fue la antesala de la independencia.

El FLN llegó al poder con dos facciones en su interior: moderados y socialistas. Los socialistas ocuparon la presidencia así como se hallaban de los cargos más importantes del ejército. Pero ello no evitó que en 1965 ocurriera un Golpe de Estado para que un socialista al mando del ejército desplazara a otro socialista de la jefatura del Estado.

Los militares gobernaron el país hastadesde 1965 hasta 1994, período que incluyó una guerra civil a principios de los ´90 y que causó cerca de 200.000 muertes. A finales de la década de 1990 parte de la región oriental del país fue escenario de ataques contra la población civil por parte de grupos fundamentalistas que buscaban desestabilizar al gobierno central. Se produjeron varias masacres, algunas de las cuales dejaron más de 200 víctimas mortales.

En las elecciones presidenciales de 1999, fue elegido Abdelaziz Bouteflika (foto), quien resultó reelegido en 2004 y nuevamente en 2009. Contra él es que se levantan las protestas sociales.

Las causas citadas por los manifestantes son el desempleo, la falta de vivienda, la inflación en el precio de los alimentos, la corrupción, la falta de libertad de expresión y las pobres condiciones de vida. Las protestas a pequeña escala eran habituales en años anteriores, sin embargo, las protestas y los disturbios estallaron simultáneamente en todo el país a partir de enero de 2011. Estas fueron sofocadas por las medidas gubernamentales bajando los precios de los alimentos, aunque esto llevó a una ola de inmolaciones, la mayoría de ellas frente a edificios gubernamentales. Los partidos de la oposición comenzaron a realizar manifestaciones ilegales en Argelia (es decir, sin el permiso del gobierno), que declaro el Estado de Emergencia.

sábado, 5 de febrero de 2011

Revolución en Túnez

Zine El-Abidine Ben Ali era, hasta hace poco atrás, el dictador de Túnez. Pero las características de su dictadura -iniciada en 1987- distaban mucho de las de un país árabe: aliado pro-occidental, cercano a los EEUU, militar que intervino en una estructura represiva durante gobiernos democráticos a los que derrocó, que asumió el gobierno con promesas de modernización del país y con un alto perfil, eran características más de un dictador latinoamericano de los ´70 que de uno africano del Magreb.

La revolución en Túnez se inició como una rebelión popular por el fuerte aumento del precio de alimentos básicos, pero el contexto es más profundo: clases sociales con ánimos de ascenso social pero que se ve sin posibilidades de un trabajo o un futuro seguros, desocupados, estudiantes desclasados o una población rural anclada en la pobreza.

Las manifestaciones surgieron cuando un jóven llamado Mohamed Bouazizi, un estudiante universitario que al no poder encontrar un trabajo calificado, inició la venta de frutas y verduras en la calle para mantenerse a sí mismo y a su familia.

El 17 de diciembre de 2010, la policía tunecina confiscó su medio de subsistencia, debido a que al parecer Bouazizi no disponía de permiso de venta ambulante. Algunos testigos aseveran que la policía lo abofeteó y lo maltrató, humillándolo públicamente. Ese mismo día, Bouazizi intentó presentar una queja ante las autoridades locales, al parecer sin resultados, por lo que posteriormente adquirió una lata de gasolina, se roció enfrente de un edificio público de la localidad y se prendió fuego a lo bonzo. Falleció a causa de las quemaduras el 4 de enero de 2011, tras haber sido utilizado mediáticamente por el dictador Ben Alí (foto) para aplacar las manifestaciones uqe ya se habían iniciado, al fotografiarse con él, moribundo, en su cama en el hospital.

Túnez cuenta con una de las poblaciones más educadas y secularizadas del mundo árabe. Ésto fue lo que otorgó -paradójicamente- el consenso interno al régimen autocrático durante los primeros años, a lo que se sumó el infaltable apoyo externo por parte de los EEUU y Europa.

Precisamente, Ben Alí se mostró como una alternativa para frenar a los integristas musulmanes, los "fanáticos religiosos" y los "extremistas" de los partidos de izquierda; todos ellos proscriptos políticamente, por supuesto. El precio: una dictadura de 23 años por parte de un laico afiliado a la Internacional Socialista (socialdemócrata), que se mantuvo en el poder con la total aveniencia de las potencias de Occidente, tanto de los EEUU como fundamentalmente de la Unión Europea...